Plan de contingencia de TIC ante el SARS-CoV-2

Desde la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo de 2020, Tecnologías de la Información del IIBM ha cambiado el modelo de trabajo y atención a los usuarios de un modelo presencial a uno en remoto, pero sin cambiar en esencia el modo de funcionamiento a través del sistema de peticiones.

  • Se ha mantenido la atención al usuario a través del sistema de peticiones y el escritorio remoto como herramienta de atención no presencial en los equipos informáticos.
  • Los teléfonos de TI (915854402 de atención a usuarios y 915854482 de sistemas y comunicaciones) se han redirigido para mantener intactas las vías de comunicación existentes.
  • Se ha facilitado el teletrabajo, siendo durante las fases de confinamiento la forma necesaria de trabajo.
  • Se han tramitado las peticiones de servicio que no requirieran contacto presencial, colocando en pendientes aquellas que requirieran presencia y no supusiera un problema en el desarrollo del trabajo general del IIBM.
  • El acceso a las dependencias de TI ha quedado limitadas, relegando notificaciones y actuaciones al ámbito telemático.
  • Para los casos en lo que es necesario la entrega de equipos, se han habilitado zonas de entrega y recogida de equipos en la sala de TI, evitando la coincidencia de más de una persona en la sala, se ha marcado y asegurando el distanciamiento para la fase III, se ha procedido a la limpieza del equipamiento con soluciones no perjudiciales para éste, así como el uso del equipo de protección individual necesario y se ha evitado el uso teclados y ratones de los equipos originales.
  • Se ha procurado evitar la presencia del personal de TI en el Centro reduciéndola a lo imprescindible y procurando la conciliación familiar.

Este sistema es el que se ha utilizado con éxito durante todo el estado de alarma de acuerdo a los objetivos del Plan de Contingencia del IIBM para reducir el riesgo de exposición de usuarios y trabajadores de TI.

A partir de la fase 3 se pueden concertar citas para realizar el trabajo presencial que hubiera quedado pendiente durante las fases anteriores del estado de alarma, así como las nuevas peticiones que requieran la presencia del usuario y el técnico en la misma sala, siempre respetando el protocolo, aunque no se modificará en esencia el método de trabajo y se evitará la presencia no esencial de los técnicos en TI al mismo tiempo y espacio y establecerán turnos de jornada para respetar estas restricciones, así como para permitir la conciliación familiar si esta situación no está resuelta.

Una vez terminado el estado de alarma, se normalizará la situación permitiendo el funcionamiento regular presencial en TI, aunque mientras se mantenga el riesgo de repunte del SARS-CoV-2, que previsiblemente será mientras no exista una vacuna, se promoverá el uso del teletrabajo cuando éste no suponga un problema en el desarrollo de las actividades normales del servicio.