Laboratorio de Ángela María Martínez Valverde

Introducción

La resistencia a la insulina es un evento temprano en el desarrollo de la diabetes mellitus tipo 2 (DMT2). La estrecha relación entre el metabolismo y el sistema inmune (inmunometabolismo) juega un papel esencial en el desarrollo de la resistencia a la insulina y la DMT2 asociadas a estados de obesidad. Los cambios en la microbiota intestinal que ocurren en individuos obesos son el primer desencadenante de la inflamación crónica de bajo grado que altera las funciones de los tejidos responsables del control de la homeostasis glucídica del organismo. Entre ellos, el hígado es un órgano diana de los mediadores pro-inflamatorios procedentes del intestino (endotoxinas) y tejido adiposo (citoquinas, adipoquinas, ácidos grasos libres y especies lipídicas reactivas) y, además, es capaz de reclutar monocitos circulantes que junto con los macrófagos residentes (células de Kuppfer) contribuyen a exacerbar la respuesta inflamatoria intrahepática. Estas condiciones determinan la progresión de la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD), enfermedad de alta incidencia dentro de la población obesa insulino resistente que comienza con acumulación de grasa en el hígado (esteatosis) y progresa hacia esteatohepatitis (NASH), fibrosis, cirrosis y por último a carcinoma hepatocelular (HCC). Nuestro laboratorio investiga sobre el papel las moléculas clave que modulan la señalización de la insulina en la progresión de la NAFLD. Para ello disponemos de modelos celulares (hepatocitos, células de Kuppfer y células estelares hepáticas), así como de modelos experimentales que recapitulan los diferentes estadios de la NAFLD y estamos especialmente interesados en las fases de NASH y de fibrosis. En este contexto, estamos estudiando aproximaciones terapéuticas con agonistas simples o duales de los receptores de GLP-1 y glucacón para revertir o mejorar esas patologías. Además, el grupo está interesado en comprender la regulación de los genes termogénicos del tejido adiposo marrón (BAT), y que podrían estar relacionados con el consumo de glucosa y metabolismo lipídico. A partir del estudiao de la participación de las catecolaminas en la respuesta al frío del BAT en ratón, nos planteamos como objetivo último potenciar la presencia de células adiposas marrones que puedan ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina. Por otra parte, la inflamación inducida por la hiperglucemia es un factor central en la patogénesis de complicaciones de la diabetes como la retinopatía diabética. La microglia es una de las fuentes celulares de los mediadores de la inflamación y en la retina interactúa con neuronas, fotoreceptores y la vasculatura. Sin embargo, no se ha estudiado en profundidad la polarización de la microglia durante el desarrollo de la retinopatía diabética en modelos de DMT2, ni se conoce el papel de las moléculas reguladoras de la señalización de la insulina en la microglia. Nuestro laboratorio dispone de herramientas animales y celulares para abordar este estudio.


LINKS

Nuestro grupo es parte de:

Action H2020-MSCA-ITN-2016
TREATMENT

CIBERdem (www.ciberdem.org)
Martínez Valverde, Ángela María
Investigador Científico



Foto